in

Berazategui, el club de barrio que conquistó la Liga Femenina

La historia detrás del éxito del Deportivo Berazategui, ganador de tres de los últimos torneos disputados. La explicación, en cuatro ítems, de cómo un club de barrio escaló hasta la cima nacional.

Tras 21 meses, el básquet nacional femenino tuvo un campeón y es Deportivo Berazategui el nuevo rey. Aunque, claro, tampoco es novedad. Este club del sur del Gran Buenos Aires es la tercera vez que gana un título en cinco competencias jugadas (las anteriores fueron el Clausura 2018 y el Apertura 2019). Depo fue segundo en la fase regular (récord 7-2) y en el cuadrangular final, tan parejo como la etapa anterior, logró la conquista de forma invicta, superando a Quimsa, Obras y Rocamora para volver a reinar en el Femenino. Desde Prensa CABB analizamos los argumentos de esta nueva consagración que tiene varios motivos que se repiten…

1) La apuesta por el Femenino
El primer punto es el que cumplen todos los equipos (10) que participaron de esta Liga Femenina 2021: el de apostar por el básquet femenino. Berazategui impulsa el desarrollo de esta rama hace muchos años, dándole las comodidades correspondientes a sus jugadoras y compitiendo de manera continua en diversos torneos a lo largo de todo el año. Es uno de los pocos clubes que disputó todas las ediciones, además de jugar muchas de las ligas pasadas, en las que también supo coronarse campeón. El básquet femenino no es algo que simplemente hay en el club, sino que es una pasión en continuo crecimiento. Candela Gentinetta lleva tres años en el club, llegó muy joven al equipo y al hablar con Prensa CABB contó sobre su experiencia. “En el club pisa fuerte el básquet femenino en sí mismo. Tenemos posibilidades que quizás otros clubes no tienen. Podemos hablar con el masculino para prestarnos un día la cancha, cambiar horarios, ajustarnos a fechas, es muy importante. Todo el club se prende viendo los partidos, la verdad que es algo muy lindo que no se ve en todos los clubes, pero que ojalá pueda empezar a darse en muchos más”, contó.

2) Proyecto construido que perdura en el tiempo
Esta apuesta está acompañada por un gran proyecto deportivo. El mismo era impulsado hace unos años por Juan Ferreira, quien supo ganar 13 títulos, acumulados con Primera División e Inferiores, y hoy lo continúa Gonzalo Gómez, quien viene de ganar en el 2019 La Liga Nacional, la Liga de Desarrollo y la Metro en diversas categorías. La formación de jugadoras jóvenes, como lo fueron hace algunos años Luciana Delabarba -hoy en Quimsa- y Julieta Mungo -hoy en España-, es una de las llaves del éxito. En este plantel hay, por caso, cinco integrantes de la última selección U19: Sofía Wolf, Candela Gentinetta, Victoria Gauna y Laila Raviolo, y una de la actual Yaciura Fiamma, además cuenta con la presencia de Rocío Cejas, otra de las que tuvo experiencia en selecciones juveniles en los últimos años. Todas vienen jugando con la camiseta de CDB hace ya más de dos años.

Sobre su experiencia en el equipo, Cande aseguró: “A pesar de ser las más jóvenes, nuestra camada la 2000/01 siempre se nos tomó en igualdad de condiciones por parte de las compañeras, no hubo diferencia y eso está buenísimo porque nos tienen confianza, nos apoyan y eso suma muchísimo para el equipo”. Teniendo en cuenta el protagonismo que tomó esta temporada, la jugadora que se encuentra en la mira de Gregorio Martínez analiza: “Estoy en el equipo desde el 2019 y los roles fueron cambiando con el tiempo. Al comienzo era uno y ahora es otro totalmente distinto. La verdad es que me sentí cómoda con este nuevo rol. Me gustó tener la confianza de mis compañeras, cuerpo técnico y dirigentes, es un equipo que ya se conoce, nos llevamos muy bien tanto dentro como fuera de la cancha.”

En este proyecto el rodaje, la técnica y la confianza en el juego de las más chicas viene siempre acompañado de la experiencia de jugadoras mayores. Pasaron por este conjunto destacadas representantes albicelestes como Andrea Boquete, Ornella Santana, Celia Fiorotto, Macarena Durso y Natacha Pérez. Hoy la función de la experiencia la cumplen Agustina Jourdheuil (MVP del Final 4), Celeste Cabañez y Florencia Fernández.

3) Unión de equipo
Se fomenta el básquet femenino, se tiene un proyecto y se apuesta al desarrollo grandes jugadoras, pero nada de todo esto se podría cumplir sin una correcta unión de equipo. La posibilidad de jugar juntas hace muchos años, de formarse y desarrollarse de manera colectiva le da al Deportivo Berazategui dos ventajas inmensas: el conocimiento entre las jugadoras y la unión de familia. Un espíritu que se nota en cada previa, en el durante y en el post partido. Estos puntos son claves para la fluidez en el juego, para la confianza entre compañeras y sobre todo para el sostén psicológico en el desarrollo de cada torneo, un factor que este año, debido a la pandemia, fue clave. “Lo que somos dentro de la cancha es el fiel reflejo de lo que somos afuera. Año a año el entrenador pone su impronta de juego, pero la química que hay en este grupo es increíble y quedó demostrado, cuando más necesitábamos el juego de equipo tanto en ataque como en defensa lo pudimos llevar a cabo. Por eso dije que el MVP es el equipo”, comentó Agustina Jourdheuil.

4) Identidad de juego
Desde hace años que Berazategui apuesta a una receta que hoy se lo permite tener un plantel largo en el cual todas las jugadoras cuentan sus minutos en cancha e importancia en el juego. Así, la identidad del mismo se construye de manera innata. “Cuando estamos bien consolidadas atrás, en defensa, nos permite correr y jugar con más confianza y sueltas en el ataque. Esa es la filosofía que intentamos llevar a cabo en cada partido”, explicó la capitana sobre el planteo que busca realizar Deportivo Berazategui en cada uno de los encuentros.

Durante esta temporada 2021 se las vio jugando en equipo, con mucho pase y pensando cada jugada, animándose al error, todas las jugadoras supieron aportar en el goleo. Una de las grandes ventajas en este plantel, por sobre otros que disputaron el torneo, es la altura -el equipo promedia un interesante 1m74 para el Femenino local-, que acompañada con la experiencia y el desarrollo del juego fue letal en muchos de los encuentros. Por ejemplo, este fin de semana les permitió remontar los tres partidos, donde sus rivales habían conseguido grandes parciales a favor en los primeros minutos de juego. El desgaste se notó…

“En cuanto a la idea de juego nosotros pregonamos siempre el tema de defender, ponernos fuerte atrás y que eso nos permita tener más fluidez en el ataque. Quizá durante toda la liga no lo pudimos llevar a cabo, pero sí por momentos y fue ahí donde tuvimos nuestras remontadas. Este fin de semana se dio en el segundo tiempo con Quimsa, en el último cuarto con Obras y ayer con Rocamora en el segundo tiempo. Nos costaba también por falta de tiempo o por la liga misma que es tan corta, que bueno quizá con un poco más de rodaje lo hubiéramos extendido más durante el partido”, analizó el DT Gonzalo Gómez.

 

*PrensaCABB