in

Gautero: Duele, es extraño, pero no hay otra

Alberdi hizo historia en el básquet femenino el año pasado cuando pudo cortar con el ritmo demoledor de Banda Norte. Pablo Gautero había renovado la ilusión para el 2020 pero todo se truncó a partir de la irrupción del coronavirus. Con quien mantuvimos contacto fue, justamente, con el entrenador “mercedario”.

El populoso Barrio Alberdi perdió, momentáneamente, uno de sus sectores más importantes: hablamos del básquet, el cual, por razones ya conocidas, dejó de realizar actividades y todo parece indicar que esto va para largo. Uno de los puntos altos de la institución es la rama femenina y gran parte de esa jerarquía fue dada por su entrenador Pablo Gautero. Con él dialogamos sobre la actualidad del plantel y la situación sanitaria que vive la ciudad.

“Las sensaciones que tengo son muy raras. Estamos parados sin poder hacer nada con la actividad. Sabemos que no hay otra salida que estar frenados. Río Cuarto se transformó en un foco importante de infectados y lo más importante hoy es cuidarnos”.

Pablo entiende que “esta vuelta de fase posiblemente no sea tan solo de 10 días”, pero que “la intención es tratar de que la gente se cuide y que no salga”. Y agregó: “Tenemos también que marcar la difícil situación económica pero esta es la única manera de que Río Cuarto tome conciencia porque estábamos yendo por el mal camino”.

La vacuna parece ser la clave de toda esta atipicidad que estamos viviendo, pero el entrenador marcó otra postura. “Cuando se obtenga la vacuna ya vamos a tener los anti cuerpos en nuestro organismo. La llegada de la cura es importante pero creo que hasta el año que viene no vamos a contar con la misma”.

Se ha perdido una fuente de trabajo. Muchos compañeros viven de esto y han tenido que buscar alternativas porque los clubes no puede pagar sueldos

Para el DT “mercedario” la idea de un retorno a la actividad oficial “será cuando el número de casos bajen y estemos en fase 5”.

Los entrenamientos en la “nueva normalidad” son un tema abordado en todos los deportes, no solo en el baloncesto. “Hicimos entrenamientos por Zoom. Planificar algo ahora es imposible. Toda práctica virtual tiene su hartazgo y su cansancio. Empezó con un auge muy grande pero fue decayendo aunque no nos queda otra”.

“El 2019 fue un año tremendo para todos y para mi en lo personal. Fue un año lindo no solo con las ‘mercedarias’ sino con la selección de Río Cuarto. Pudimos romper con la hegemonía de las ‘Lobas’, siendo el primer campeonato para la rama femenina y también porque estuve con mi hija”. Cerró.